Hallacas Venezolanas



La Hallaca venezolana es el plato más significativo de la mesa familiar en la época navideña, siendo además uno de los motivos de unión familiar más emblemáticos de la sociedad caribeña.


Según la cultura venezolana, la Hallaca es la encarnación misma de la Navidad. Más que la simple representación de un plato, se trata de un fuerte lazo espiritual que une a los miembros de grandes familias en una tarea que incluso puede llegar a durar varios días.

El origen de la Hallaca se remonta a la época de la colonia (siglo XV y XVI), siendo creada por los esclavos y sirvientes indígenas, quienes recogían los sobrantes de las preparaciones y elaboraban un plato que les servía de alimento extra a sus comidas habituales.

Hoy por hoy, la Hallaca es una receta navideña heredada, pasada de generación en generación y cuya preparación posee matices varios según la región donde se elabore.

Los tipos de hallaca varían un poco según la región del país:

Hallaca Caraqueña: Esta es la hallaca más común entre los venezolanos y con los ingredientes más convencionales, como son el pollo, la gallina, la carne de res y el cochino.

Hallaca Andina: Este tipo de hallaca tiene la particularidad que se prepara con el guiso crudo y se le añade garbanzo.

Hallaca Llanera: Este tipo de hallaca es parecida a la caraqueña pero más simple, su preparación incluye todos los tipos de carnes y su sabor es un poco picante.

Hallaca Oriental: Las hallacas orientales se identifican por sus ruedas de papas y de huevos salcochados.

Hallaca de Pescado: Este plato navideño muy típico en el oriente venezolano como la Isla de Margarita, se prepara con pescado de la misma zona.

Preparación de la Hallaca

Ingredientes:
Para el guiso
2 kg. de pollo.
2 kg. de carne de res.
1 kg. de carne de cerdo.
1 kg. de cebollas picadas en cubitos.
400 gr. de ajo porro finamente picado.
200 gr. de cebollín finamente picado.
¾ taza de dientes de ajo pelados y triturados.
1 kg. de pimentón sin semillas y en tiras finas.
¼ taza de ají dulce picado finamente.
½ taza de alcaparras.
500 gr. de papelón molido.
Salsa inglesa al gusto.
1 ½ kg. de tomates sin piel y sin semillas.
1 taza de vino dulce.
1 ½ taza de aceite vegetal.
2 tazas de caldo.


Para la masa
2 ½ kgs. de harina de maíz amarilla.
1 taza de aceite vegetal.
3 litros de caldo de pollo

Preparación:
Del guiso
1. Lavar muy bien las carnes y retirarles el exceso de grasa.
2. Sancochar cada pieza por separado, sin que se ablanden completamente.
3. La carne debe quedar firme para evitar que se deshaga al preparar el guiso.
4. Reserve los caldos que resulten del cocimiento de la carne de res y el pollo.
5. Aparte, en una olla grande, saltear cebolla, ajo porro, cebollín y ajo, y sofreír por 5 minutos o hasta marchitar.
6. Agrega el pimentón, el ají dulce y 2 tazas de caldo.
7. Dejar cocer por unos minutos más.
8. Incorporar las carnes, y agregar el resto de los ingredientes, dejando por último los tomates, el vino y el adobo al gusto.
9. Cocinar el guiso de 30 a 40 minutos, revolviendo eventualmente, con cuidado para evitar que se desmorone.
10. Cocinar el guiso hasta que espese y dejarlo reposar tapado con un paño de un día para otro.

De la masa
1. Amasar la harina de maíz con el aceite y el caldo.
2. Formar bolas con las manos de 5 ó 7 cm. aproximadamente.

De las hallacas
1. Engrasar una hoja grande con el aceite coloreado con onoto.
2. En el centro, colocar una bola de masa y aplástala fuertemente, hasta que la masa quede muy delgada, como de 2 milímetros de espesor, uniforme y en forma de círculo.
3. Luego, verter en el centro de la masa 2 ½ cucharadas del guiso ya frío.
4. Encima colocar los adornos uniformemente distribuidos: 2 tiritas de pimentón, 2 ruedas de cebolla, 2 mechas de pollo, 2 aceitunas y 6 pasitas; la cantidad depende del gusto. Los adornos dependen del gusto de tu familia, por lo general varían según la región del país.
5.    Para envolver la hallaca: Toma con cuidado dos esquinas opuestas de la hoja y únelos, luego haz algunos dobleces hasta que llegues al relleno y dobla las otras dos esquinas hacia adentro.
6.    Luego envuélvela con una hoja más pequeña, como envoltura de protección contra el agua.
7.     Aprieta con cuidado y amárralas con pabilo, cruzándolo 3 veces en cada dirección. Se debe terminar siempre en el centro para que el amarrado quede más seguro.
8.    Finalmente, sumerge las hallacas en una olla llena con agua hirviendo con sal.
9.    Déjalas cocer durante 1 hora.
10. Retíralas del agua y déjalas escurrir.
11. Sírvelas bien calientes.
12. Una vez frías refrigerar las hallacas que no se consuman, así se conservarán en buen estado hasta 4 semanas.

Si quieres mantener el plato navideño tradicional, acompaña tus hallacas con pan de jamón, pernil o asado negro y ensalada de gallina. Espero que disfruten este delicioso pedacito de Venezuela tanto como yo.

 ¡Buen Provecho!

Fuentes: Recetas Unicasa | Globovisión

Comments